Home > Tecnología

Láser terapéutico

Este tipo de láser utilizado para laserterapia emite dos longitudes de onda tanto en el rango de luz visible como en el infrarrojo.

Los láseres visibles tienen poca penetración en el tejido, mientras que los láseres infrarrojos penetran varios centímetros. Por lo cual como regla general se puede considerar que para lesiones situadas en la intimidad del tejido se debe optar por las longitudes de onda emitidas en el rango del infrarrojo.

Los láseres de diodo más utilizados en odontología tienen como longitud de onda entre 760 y 850 nm, situado en el rango del infrarrojo. Otro tipo de medio activo utilizado produce luz con longitud de onda variando entre 635 y 690 nm, que está situado dentro del rango visible del espectro de luz.

Cuando se habla de laserterapia se indica la dosis expresada en Joules (energía), que es la cantidad de luz láser depositada en el tejido, la fluencia expresada en J/cm2 (Joules por centímetro cuadrado) que es la tasa de deposición de esa energía y por último se indica un determinado número de sesiones.

Debido a las características de aliviar el dolor, estimular la reparación del tejido, reducir edema e hiperemia en los procesos desinflamatorios, prevenir infecciones, además de actuar en parestesias y parálisis, el láser terapéutico es de gran utilidad en odontología. Se utilizan dos tipos de emisión de láser y por lo tanto, dos longitudes de onda, estando uno de ellos situado entre 630 y 685 nm y el otro entre 790 y 904 nm; la selección de cual será utilizado es hecha directamente en el panel de comando.

Las técnicas de aplicación históricamente son dos: la Técnica Puntual, donde escogemos algunos puntos estratégicos sobre el área lesionada para la aplicación del láser; y la Técnica en Barrido, donde cubrimos toda la extensión de la lesión a través de movimientos del tipo ?vaivén?. La utilización de esta última técnica fue abandonada, ya que sus parámetros de cálculo son hechos de manera subjetiva, además no se puede usar el láser en contacto con el tejido, y los equipos láser son hechos con los cálculos basados en la técnica de contacto, que es la técnica aceptada y usada internacionalmente.

Indicaciones Clínicas

Las indicaciones clínicas se clasifican en categorías según el tejido en el cual el láser actuará. Para ello se presentan cinco bloques de protocolo: Reparación de Tejido Blando, Reparación de Tejido Óseo, Reparación de Tejido Dental, Reparación Nerviosa y un renglón denominado Otros.

Reparación de tejido blando

Se recomienda de preferencia el uso de longitudes de onda emitidos en el visible, ya que el fibroblasto, principal célula involucrada en ese proceso, responde mejor a ese tipo de luz. El láser infrarrojo también puede ser utilizado con éxito en estos casos. La dosis para la estimulación de la reparación de tejido blando son bajas, variando entre 0.9 y 1.6 J por punto de aplicación, utilizando fluencias entre 25 y 45 J/cm2. Dosis muy altas en un único punto (que ultrapasen más de 5 veces esos valores) podrán ser inhibitorias, retardando el proceso de reparación, en lugar de estimularlo. Las aplicaciones deberán ser hechas cada 2 ó 3 días. El número de sesiones es determinado por la cicatrización de la lesión, su aspecto clínico y la ausencia de dolor.

Para pacientes inmunodeprimidos, niños, pacientes ancianos con enfermedades degenerativas, las dosis deberán ser disminuidas drásticamente. En esos pacientes se recomienda el uso de fluencias menores, con dosis variando entre 0.1 y 0.4 J por punto de aplicación, utilizando fluencias entre 25 y 45 J/cm2. Entre estas reparaciones se encuentran:

  • Aftas y úlceras traumáticas.
  • Gingivitis.
  • Post ? operatorio.

Enfermedades sistémicas con manifestación bucal

El láser no es capaz de curar alteraciones sistémicas, pero es capaz de mejorar la condición de los pacientes que presentan manifestaciones bucales de determinadas enfermedades degenerativas o autoinmunes. En estos pacientes, el láser podrá actuar como analgésico, activar la cicatrización y mejorar su estética, así como aumentar la inmunidad local previniendo incluso, la infección de determinadas lesiones bucales provenientes de contaminación por bacterias oportunistas. Ejemplo de estas enfermedades son:

  • Pénfigo Vulgar.
  • Lupus Eritematoso.
  • Gingivitis Hiperplásica (Diabética)
  • Liquen Plano.

Reparación de tejido óseo

En la reparación de tejido óseo se recomienda el uso de longitudes de onda emitidos en el infrarrojo, ya que en esos casos hay necesidad de mayor profundidad de penetración del láser. Además de eso, esa longitud de onda es más efectiva para activar los mecanismos involucrados en este tipo de reparación. La fluencia utilizada para la reparación de tejido óseo es mayor que para el tejido blando. Se recomienda un mayor número de sesiones con dosis (energía) variando de 3.2 a 4.3 J por punto de aplicación, utilizando fluencias entre 90 y 120 J/cm2. Entre estas encontramos:

  • Ortodoncia.
  • Periodoncia.
  • Traumatología.
  • Implantes.
  • Exodoncia.

Reparación de tejido dental

Para activación del proceso de formación de dentina reparativa, ambas longitudes de onda son recomendadas. La energía y fluencia utilizada en estos casos son mayores que las utilizadas para tejido blando y son semejantes a las utilizadas para tejido duro, ya que los mecanismos de activación del proceso de formación de dentina reparativa son muy semejantes al proceso de formación ósea. Se recomiendan por lo menos tres sesiones, con dosis variando de 2.9 a 4.0 J por diente utilizando fluencias entre 80 y 110 J/cm2. Esa energía será dividida en dos puntos sobre la corona y un punto en el ápice dental, es decir, se hará la aplicación de 2 puntos de 1.1 J en la corona y 1 punto de 0.7 J en el ápice, completando los 2.9 J por diente. Serán necesarias entre 3 y 4 sesiones de aplicación. A continuación situaciones clínicas que requieren este tratamiento:

  • Hipersensibilidad post- preparo cavitario/cementación.
  • Post ? raspado periodontal.
  • Hipersensibilidad post-blanqueamiento dental.
  • Amelogénesis imperfecta.

Reparación de tejido nervioso

Se indica el uso de longitudes de onda emitidos en el infrarrojo, ya que en esos casos hay necesidad de mayor profundidad de penetración del láser, además de esto, los mecanismos de acción del láser infrarrojo son más compatibles con la fisiología de la célula nerviosa. La dosis utilizada es bastante alta y se recomienda un gran número de sesiones (alrededor de 10). Se debe aplicar el láser por toda el trayecto de la rama nerviosa afectada, utilizando inicialmente dosis entre 1.4 y 1.8 J por punto y fluencia entre 40 y 50 J/cm2. Después de 3 o 4 sesiones, la dosis utilizada deberá estar entre 3.6 y 4.7 J por punto y la fluencia entre 100 y 130 J/cm2.

  • Neuralgias
  • Parestesias
  • Parálisis

Otros: Dichas aplicaciones clínicas están en estudio.

  • Alveolitis.
  • Xerostomía.
  • Pericoronaritis.
  • Anestesia.
  • Glositis Migratoria Benigna (Lengua Geográfica)
  • Herpes Simple.
  • Herpes Zoster.
  • Síndrome del dolor y disfunción de la ATM.
  • Odontopediatría.
  • Edema
  1. Bradley PF. A review of use of the neodymium YAG laser in oral and maxillofacial surgery. Br J Oral Maxillofac Surg 1997; 35:26-35.
  2. Burkey BB, Garret G. Use of the laser in the oral cavity. Otolaryngol Clin North Am 1996; 29: 949-61.
  3. Shapshay SM, David LM, Zeitels S. Neodymium- YAG Laser photocoagulation of hemangiomasof the head and neck. Laryngoscope 1987; 97:323-30.
  4. Werner JA, Lippert BM, Gottschich S et al. Ultrasound-guided interstitial Nd: YAG treatmentof voluminous hemangiomans and vascular malformation in 92 patients. Laryngoscope 1998; 108: 463-70.

Odontología Láser
Todo sobre la Odontologia Láser
Láser ER:Yag
Láser ND:Yag
Láser de Blanqueamiento
Láser Terapéutico
Cámara Intraoral
Lámpara de Fotocurado Resinas
Aire Abrasivo
Lámpara de Arco Plasma
Localizador digital de ápice
Sedación


© CopyRight Odontosalud C.A. 2004 / Desarrollo y producción por